No es que no nos importe, es el burnout mental

Los memes ya han descrito al 2020. Casi todos hemos sufrido fatiga mental en estos últimos meses porque vivimos en una especie de limbo que sobrepasa a cualquiera, ahora que tanto está fuera de nuestro control.
El vacío y la monotonía agotan.

¿Tienes alguna de estas señales de burnout mental?

  • Más café, menos productividad. Si todo lo que haces toma más tiempo y te distraes más fácilmente que nunca, tu concentración está sobrepasada.

  • Ser tolerante es difícil. Pensar en las necesidades de los demás requiere consideración y energía, ambas imposibles de mantener si estás cansado.

  • Dejar todo para el final. Si antes podías anticipar deadlines y ahora todo lo haces 'bajo presión', solo estás logrando incrementar tu estrés.

  • Los hábitos de comida y la rutina de descanso cambiaron. Vivimos en los extremos entre el insomnio y no querer salir de la cama en todo el día. Por lo demás, hemos aprendido a no juzgar la comida (pero si, estamos comiendo más).

¿Más estimulantes y menos energía?

¿Cómo manejarlo?

No es cliché pero para un reset, necesitamos regresar a lo básico.

  1. Agenda 30 minutos continuos de ejercicio al día (sin interrupciones), ayuda a revitalizar el cuerpo y la mente.

  2. Sal al aire libre. El ciclo de ansiedad se rompe cuando la atención se enfoca al momento en el que estás. No ver el teléfono ayuda.

  3. Reconecta tus sentidos contigo y respira. La herramienta más potente es la que tenemos más cerca. Inhala por la nariz y en lugar de exhalar, inhala una segunda vez. Te va a sorprender lo poco que respiramos. Sosténlo un momento para después exhalar por la boca despacio. Cuando exhalas más despacio que cuando inhalas. la presión baja.

Go easy on yourself.